IBP y estilos de vida: su relación con incidencia de fractura de cadera

BMJ 2012: Use of proton pump inhibitors and risk of hip fracture in relation to dietary and lifestyle factors: a prospective cohort study

Análisis de la cohorte Nurses´Health Study (565 786 personas-año) desde 2002 a 2008 para verificar la relación entre consumo de IBP y fractura de cadera, así como su relación con estilos de vida. La toma crónica (al menos durante dos años) de IBP se asoció con un 35% de incremento de fractura de cadera, que incrementa con la prolongación del uso. Existe una importante interacción con el hecho de ser fumadora: las que lo son incrementan el riesgo hasta un 50%, y no se encuentra asociación en mujeres que no han fumado nunca. Ya se habían publicado diversos estudios de relación entre IBP y fractura de cadera (observacionales), la novedad de este es la inclusión del análisis conjunto de estilos de vida en su análisis.

Anuncios

Cambios en la ficha técnica de estatinas por la FDA

http://www.medscape.com/viewarticle/759736?src=mp&spon=30

La FDA ha realizado diversas modificaciones en la ficha técnica de benzodiacepinas relativas a precauciones por efectos adversos e interacciones, y en concreto:

  •     Alteración de glicemias, de hemoglobina glicosilada (A1c) y riesgo de diabetes incidente: debido a los resultados del ensayo JÚPITER con rosuvastatina (estudio ampliamente criticado en diversos blogs: La blogosfera sopla fuerte sobre el castillo de naipes de rosuvastatina | Sala de lectura ), y a los resultados en la rama de control intensivo del ensayo Pravastatin or Atorvastatin Evaluation and Infection Therapy — Thrombolysis in Myocardial Infarction 22 (PROVE IT-TIMI 22). Los datos apuntados por el estudio WHI, en cambio, no se consideran consistentes. Dicha modificación se ha realizado para todas las estatinas excepto pravastatina, en consideración a los resultados del estudio WOSCOPS. No obstante, no se considera pertinente la recomendación de suspensión de estatinas basándose en modificaciones de glucemia plasmática menor en pacientes que no sean prediabéticos o que tengan riesgo claro de desarrollo de hiperglucemias.
  •    Cambios cognitivos: a pesar de que se ha intentado verificar el efecto (con expectativas de beneficio) en ensayos clínicos, no se han encontrado resultados en ningún sentido. Frente a eso, existen sospechas recopiladas en el sistema de farmacovigilancia americano que documentan pérdida de memoria benigna (“despistes”) que los pacientes han atribuido a las estatinas, para los que no se ha podido establecer una causa-efecto de forma adecuada. No obstante se recomienda a los clínicos una actitud vigilante y continuar la comunicación de sospechas de efectos relacionados.
  •     Minimización de la importancia de los efectos en la función hepática: debido a que con el sistema de famacovigilancia americano se ha verificado que estos efectos son muy raros, se ha cambiado la ficha técnica para recomendar sólo la monitorización antes del tratamiento y en el caso de que se observen signos y síntomas de daño hepático.

Para los interesados en una revisión reciente sobre estatinas se puede leer el artículo de la revista de la SEFH:

Consideraciones específicas en la prescripción e intercambio de estatinas


Pioglitazona + insulina: riesgo de fallo cardíaco (y más información)

Drug Safety update (enero 2011)

Si se asocian estos fármacos se recomienda vigilancia de signos y síntomas de fallo cardíaco, ganancia de peso y edema.


IBP: riesgo de hipomagnesemia

http://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguridad/2011/NI-MUH_27-2011.htm

Se han identificado casos de hipomagnesemia asociados al uso prolongado de IBP.

Se recomienda a los profesionales sanitarios tener presente esta reacción adversa, que aunque poco frecuente, puede resultar potencialmente grave.


Dabigatran (Pradaxa): evaluación INFAC

Dabigatran (Pradaxa) en el tratamiento de la fibrilación auricular no valvular

Se ofrecen como recomendaciones que han sido consensuadas con la Sociedad Vasco Navarra de Cardiología, Sociedad Vasca de Medicina de Familia y Comunitaria (OSATZEN), Sociedad de Neurología del País Vasco, Asociación del Norte de Hematología-Hemoterapia, Sociedad de Medicina Interna País Vasco, Sociedad Vasca de Farmacia Hospitalaria, y la vocalía de Euskadi de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria:

  • Pacientes en tratamiento previo con antagonistas de la vitamina K (AK): dabigatrán quedaría como alternativa a los AK, cuando exista hipersensibilidad al acenocumarol, warfarina u otros cumarínicos, cuando no se puede vigilar adecuadamente el INR, cuando el INR se mantiene con frecuencia fuera de rango y cuando se producen episodios tromboembólicos o hemorrágicos con el INR en rango correcto.
  • Pacientes nuevos: se podría iniciar el tratamiento con dabigatrán en aquellos pacientes con antecedentes de accidente cerebrovascular hemorrágico o riesgo elevado de hemorragia intracraneal. En el resto de los pacientes, iniciar el tratamiento con AK y posteriormente actuar de acuerdo al apartado anterior.

SYSADOA vs sentido común

El culebrón de los SYSADOA ha sido ilustrado en diversos blog en los últimos meses. La última aportación ya está publicada en Atención Primaria: Prescripción basada en el marketing. Se recomienda su lectura


Victrelis® (Boceprevir): interacción con los inhibidores de la proteasa del VIH atazanavir, darunavir y lopinavir

Interacción de boceprevir e inhibidores de proteasa del VIH

Como medida de precaución, a la espera de los resultados de ensayos clínicos que muestren la relevancia clínica de esta interacción:

  • No se debe administrar conjuntamente Victrelis® con darunavir o lopinavir (administrados con ritonavir).
  • La administración conjunta de Victrelis® con atazanavir (administrado con ritonavir) deberá valorarse caso a caso en pacientes que muestren supresión virológica y tengan cepas no resistentes al tratamiento frente al VIH.